Este lunes, José Ricardo Rojas de 43 años de edad y nacionalidad colombiana murió tras recibir 10 diparos en una calle de Pozuelo de Alarcón. La víctima fue agredida con un arma de fuego mientras viajaba en el coche acompañado de su pareja.

Ambos acababan de dejar a su hijo en el colegio cuando ocurrió el suceso. Sin embargo, la mujer resultó ilesa y las características del suceso apuntan a un posible ajuste de cuentas.

Según informaron fuentes de la investigación, los testigos del suceso explicaron que una moto ocupada por dos hombres se acercó al coche de la víctima. De este modo, el segundo ocupante de la moto que iba detrás disparó en numerosas ocasiones y luego huyeron.

El coche se encontraba en ese momento retenido por una densa circulación del tráfico en la exclusiva zona de Somosaguas.

También puedes leer: Madrid: Desmantelan red de tráfico de reptiles

Fuentes policiales indicaron que los autores de los disparos aprovecharon que el vehículo estaba detenido en la calzada para ponerse en paralelo a la ventada del conductor, donde se encontraba la víctima.

Asimismo, la Policía recogió 12 casquillos y contabilizó diez impactos en el cuerpo del hombre.

Por su parte, la alcaldesa de Pozuelo de Alarcón, Susana Pérez Quislant, pidió “tranquilidad” a los vecinos de la zona de Somosaguas y a las familias cuyos hijos estudian en el colegio British Council, ubicado en las inmediaciones del lugar del suceso.