Este miércoles la reconocida revista para adultos ‘Playboy’ decidió borrar su cuenta de Facebook donde tenían 25 millones de seguidores, de esta manera se unen al movimiento #DeleteFacebook, el cual se desató luego del la filtración de datos de 50 millones de usuarios que favorecieron al presidente Donald Trump en las elecciones presidenciales.

A través de un duró comunicado Cooper Hefner, hijo del fallecido Hugh Hefner (fundador de la revista) expresó que “Durante años, ha sido difícil para Playboy expresar nuestros valores en Facebook, a causa de sus estrictas políticas de contenido. Por eso, hemos tenido que alterar nuestra voz para cumplir con lo que Facebook considera apropiado o no apropiado para su plataforma”.

“Si bien las restricciones de contenido han desafiado nuestros objetivos comerciales y la capacidad de llegar a nuestra audiencia, las noticias recientes sobre la supuesta mala administración de los datos de los usuarios de Facebook han precipitado nuestra decisión de suspender la actividad en la plataforma ya mismo” enfatizó.

Aunque la revista erótica tenía más de 25 millones de seguidores en sus distintos perfiles de Facebook, el actual CEO de la compañía se refirió al respecto diciendo  “No queremos ser cómplices de exponerlos a las prácticas denunciadas”.

‪We are stepping away from Facebook‬

A post shared by Cooper Hefner (@cooperbhefner) on

Playboy siempre ha defendido la libertad personal y la celebración del sexo. Hoy damos un paso más en esa lucha”, destacó.

Te puede interesar: Mark Zuckerberg no comparecerá ante el Parlamento británico por el caso de fuga de datos

Facebook ha perdido alrededor de 70 millones dólares, tras el escándalo de las filtraciones de datos que fue destapado por el diario norteamericano The New York Times y el dominical británico The Observer, quienes divulgaron en sus publicaciones que  la empresa británica Cambridge Analytica,  fue contratada tanto por los responsables de la campaña electoral de Trump como por la iniciativa a favor del Brexit, recopiló información de millones de potenciales votantes a través de Facebook.

A partir de esos datos, diseñó un programa informático para predecir el sentido del voto de millones de personas y tratar de influir en sus decisiones.