En marzo de 2013, Shen Jie y Liu Xi fallecieron en un accidente automovilístico pero antes de su fatal destino habían decidido recurrir a la fecundación in vitro para convertirse en padres,  y cinco días antes de morir la mujer comenzaria su proceso de gestación.

padres de los difuntos consiguieron la custodia de los embriones y decidieron alquilar un vientre en Laos, ya que la gestación subrogada es ilegal en China.

De esta manera, luego de cuatro años de la muerte de su padres  y gracias a una madre sustituta nació el bebé que lleva por nombre Tiantian, en diciembre de 2017 en Cantón- China.

En la actualidad, el pequeño está está bajo custodia de sus abuelos. “Ambas familias han perdido a sus dos únicos hijos; la supervisión de estos embriones es una forma de aliviar tal dolor”, resolvió el tribunal.

El caso conmueve al mundo, pero también genera diversos interrogantes sobre si los abuelos tienen derecho a disponer de los embriones y  se cuestiona si China debería legalizar este tipo de maternidad.

Te puede interesar: Mujer solicitó a través de Internet hombre sano para tener un bebé