Aunque el café es la bebida favorita de muchas mujeres, durante el embarazo es preferible evitarlo o en tal caso no superar los 200 miligramos por día (2 tazas de café) por día por la salud del bebé.

Es que según un estudio realizado a mas de 50.000 mujeres y sus hijos y se determinó que podría producir obesidad infantil ya que el crecimiento excesivo durante el primer año, se dio en los hijos de las mujeres que consumieron mas cafeína durante el periodo de gestación, al igual que el riesgo de padecer sobrepeso unos ocho años más tarde, lo cual podría desencadenar obesidad en el futuro.

Esto implica que se debe tener especial atención en el consumo de te, café, gaseosas, bebidas energizantes, el chocolate, la leche chocolatada y algunos dulces.

Además, una cantidad mayor podía aumentar el riesgo de aborto y causar complicaciones al embarazo, como obstaculizar el desarrollo del feto.

Te puede interesar: El consumo de café reduce el tamaño de los senos