El pasado viernes el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump dijo ante  la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) que a pesar de los “asedios” que reciben, mientras se mantenga en el poder protegerá el derecho a la posesión de armas de fuego.

Durante un encuentro con la NRA que se produjó en la ciudad de Dallas, Trump reiteró su llamado para agregar personal armado a las escuelas como método de disuasión a posibles tiroteos como el de febrero en Parkland, Florida, que costó la vida de 17 personas.

Después de la masacre, los estudiantes se manifestaron a favor de leyes que restrinjan la posesión de armas. Además, criticaron a la NRA.

Puedes leer: EE.UU: Artistas apoyaron la iniciativa “Marcha por Nuestras Vidas” para exigir control de armas

Por el contrario a estas ideas, el primer mandatario propuso que los docentes, que así lo quisiesen, porten una arma, previo entrenamiento, idea que fue respaldada por la NRA.

De igual forma, Donald Trump señaló que la restricción de posesión de armas no resolvería el problema, tomo como ejemplo a París -Francia tiene una de las leyes más estrictas del mundo para posesión de armas, pero ello no impidió el atentado de 2015 en el que murieron 130 personas, llevado a cabo por “un pequeño grupo de terroristas que tenían armas de fuego”.

“Si un empleado de los restaurantes o del teatro que estaba siendo atacado hubiera estado armado, los terroristas habrían huido o habrían recibido algún disparo”, expresó  Trump.

Otro ejemplo que resaltó el presidente estadounidense fue el de Chicago, que es una de las ciudades con la tasa de homicidios más alta del país a pesar de sus duras leyes contra las armas.