Tras diez años del cruento asesinato de Alejandro Ponsoda, quien fuera alcalde de Polop de la Marina,  ha llegado a los juzgados donde se espera hacer justicia en un caso que tiene como involucrados a siete sospechosos.

Uno de los involucrados es su sucesor, Juan Cano, quien sería el cerebro intelectual de la muerte de su compañero en el Partido Popular (PP), el cual mantuvo el cargo durante dos años hasta su detención por parte de la Guardia Civil.

La prueba principal fue el ofrecimiento de 35.000 euros a un individuo con la finalidad de terminar con la vida de Ponsoda, los cuales fueron rechazados y actualmente el sujeto funge como testigo fundamental del caso. Además los empresarios Salvador Ros, Pedro Hermosilla y Ariel Gatto estarían involucrados y podrían sufrir una sentencia de 25 años.

Por su parte, Radim Rakowski, Robert Franek y Raúl Montero Trevejo, los tres sicarios encargados de darle muerte al exalcade de Polop, podrían tener una sentencia de 27 años en la cárcel. El juez impuso una fianza de 334.933 para los acusados.

El hecho se llevó a cabo un 19 de octubre de 2007, mientras que el entonces mandatario de Polop, Alicante estacionaba su Renault Laguna, siendo baleado por el lado izquierdo de su coche, el cual mostraría tres impactos de bala, de los cuales uno se alojaría en el cráneo de Ponsoda, que le causaría la muerte una semana después en el hospital.

Te puede interesar: Puigdemont presiona su investidura