Una nueva investigación ha comenzado tras los hechos del pasado 1 de octubre en el que se llevó a cabo un referéndum de independencia inconstitucional que buscaba a separación de Cataluña del resto de España, siendo en está ocasión los protagonistas los Mossos.

La Policía Nacional ha comenzado una investigación luego que se diera a conocer la participación de los organismos de seguridad catalanes para permitir la votación, la cual había sido declara ilegal por el alto mando ejecutivo español.

Varios miembros de la policía catalana han sido citados como testigos en donde se han referido a las directrices que les fueron comunicadas el día anterior al 1 de octubre, en la cual asistieron 400 mandos y se les dieron órdenes de no detener la violación constitucional.

Se les indico a los Mossos no precintar los colegios para evitar el referéndum, sino levantar actas y notificar que colegio estaban abierto y cuáles no. Además los miembros del ente de seguridad abrían recurrido al espionaje de la Policía Nacional y Guardia Civil, teniendo hasta un lenguaje codificado para comunicar la posición y el proceder de los agentes durante la jornada.

Brigada Provincial de Información de Cataluña entrego un informe sobre las comunicaciones y órdenes dadas desde el Centro de Coordinación (CECOR), fuente de comunicación principal de los Mossos. Entre los mensajes dados se encuentra órdenes de no verse involucrados en el proceso. “Aléjense de la entrada del colegio electoral”.

Así como descripciones específicas de los movimientos por parte de la Policía Nacional y la Guardia Civil. “70 vehículos de la Guardia Civil se encuentran en el aparcamiento del aeropuerto de Girona” entre otros mensajes.

Los miembros del ente de seguridad catalán han sido citados como testigos a las interrogaciones, siendo los acusados del caso los altos mando.

Te puede interesar: Consejo de Estado recurre investidura de Puigdemont