El caso de La Manada sigue generando controversia y repudió en España tras el veredicto de los juzgados, quienes dictaron una sentencia de nueve años de prisión a los cinco miembros del grupo por abuso sexual, descartando el cargo de violación.

Ángel Boza de 26 años y parte del grupo de sevillanos que abuso de una chica en las fiesta de San Fermín en 2016 y que recibió su condena el pasado 26 de abril, la cual lo llevó a verse recluido solo en el módulo cuatro en la cárcel de Pamplona.

Su traslado se debió a una paliza que fue ejercida sobre un chico musulmán, el cual ingreso por haber abusado sexualmente de una joven, por parte de varios internos. El hecho causo el traslado de todos los involucrados del module tres a cuatro para proteger a la víctima. “Hubo un incidente en el que él no participó y se ha archivado toda actuación contra él” aseguró su abogado, Agustín Martínez Becerra, sobre el hecho.

Tras el hecho, el implicado en la violación a una joven madrileña pidió durante su sentencia medidas de protección especial, las cuales fueron aceptadas y le permiten no tener que salir al patio, ni relacionarse con otros internos, tal como lo refleja el artículo 75.2 del Reglamento Penitenciario.

Ángel Boza es el miembro de menor edad de La Manada, y el cual el día del hecho se encontraba en su iniciación, no formando parte del grupo de whatsapp que llevaba dicho nombre. Además tiene historial delictivo por robo con fuerza, conducir bajo la influencia de alcohol y drogas, así como negarse a hacer los test.

Te puede interesar: Rajoy comanda al PP en Madrid