Ocho individuos fueron imputados por un crimen de agresión en contra de miembros de las Guardia Civil quienes se encontraban fueran de servicios, mientras salían de un restaurante en Algeciras, Gibraltar.

El juzgado condeno a los ocho acusados a prisión sin fianza, esperando su condena la cual podría llegar a los nueve años, siendo su cargo más significativo el de agredir a un agente de seguridad español y el cual se pena con cuatro años de cárcel.

La jueza encargada de llevar el caso aseguró que la localidad es un lugar de peligro para los agentes de seguridad. “Lo que pretendían en su fuero más interno era convertir la zona donde se celebraba la comunión en su territorio, haciéndola suya en una suerte de ‘ciudad sin ley’ o más bien haciendo que impere la ley del más fuerte o la ley de la violencia” indicó.

Además señalo que el narcotráfico es la principal actividad que se desarrolla en Algeciras y las grandes mafias son las que dominan la comunidad. “Se han adueñado las mafias del narcotráfico junto a todos sus súbditos y acólitos económicos. Por ello se ha convertido en el Nápoles que imperaba en la era de Falcone, de la ‘cosa nostra’, se ha convertido en el nuevo territorio ETA” destacó.

Los sucesos se suscitaron cuando un Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil se encontraba en el barrio El Rinconcillo de Algeciras, siendo interceptados al salir de un restaurante cuando se dirigían a sus vehículos.

El grupo de agresores, el cual rondaba entre 30 y 40 persona, formaban parte de una primera comunión que se realizaba en la zona, intercepto a los agentes y tras insultarles los ánimos se fueron en aumento hasta que los asistentes al evento comenzaron a agredir a los miembros de la nueve miembros Guardia Civil utilizando palos, piedras y botellas.

Uno de los agentes realizo tres disparos al aire con la intención de alejar a los agresores, mientras que efectivos de la Policía Nacional llegaron a calmar la situación.

Te puede interesar: Mikel Izal responde a las acusaciones de acoso sexual