Nicaragua sigue viviendo momentos cruciales para lo que será el futuro de su nación, teniendo como objetivo la salida del actual presidente, Daniel Ortega, quien no cuenta con el apoyo de la población.

Las principales calles del país centroamericano lucieron desiertas luego que se acatara el cumplimiento de un paro nacional de 24 horas como medida de presión para el actual ejecutivo nacional.

El país que cuenta con una población estimada de seis millones de ciudadanos, vio como comercios, bancos e instituciones privadas se mantenían cerradas, mientras que hubo poco frecuencia de personas en las vías públicas, así como de automóviles.

Pero pese la huelga general, los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad siguió siendo una constante, registrándose tres muertes más y llegando la cifra de fallecidos durante las protestas a 164.

Los desenlaces fatales se producirían en las localidades de Nagarote, Tipitapa y Masatepe durante ataques de colectivos armados contra las barricadas. Además miembros del canal 10 y la radio Corporación fueron agredidos por simpatizantes al oficialismo.

Se anunció un nuevo dialogo entre miembros del ejecutivo y la sociedad civil, siendo nuevamente la Iglesia católica la que funcionara como intermediaria entre ambas partes, tras dos meses de fuertes enfrentamientos.

Las protestas comenzaron el 18 de abril luego de unas reformas sociales por parte del actual presidente de Nicaragua, las cuales fueron revocadas. Tras dos meses de enfrentamientos contra el régimen, se instalaría una mesa de dialogo el pasado 16 de mayo y la cual tendría un final insatisfactorio el día 23.

Dicho dialogo nacional buscaba la democratización del país y la salida pacífica de Daniel Ortega del poder, junto a su esposa Rosario Murillo. Entre las peticiones del sector estudiantil,  sociedad privado y sector empresarial, se encontraban adelantar las elecciones, prohibir la reelección presidencial y cambiar al Consejo Supremo Electoral (CSE), las cuales fueron rechazadas y se puso fin al dialogo generando nuevas protestas.

Te puede interesar: VENEZUELA AUMENTA SUS ÍNDICES CRÍTICOS