En la ceremonia de los Juegos Mediterráneos que se celebran en Tarragona del 22 de junio al 1 de julio, se encontraron por primera vez tras su oficialización como presidente catalán, Joaquim Torra, con el rey Felipe VI.

Con seriedad y frialdad se dio el primer cara a cara entre ambos mandatarios, luego de que el Govern anunciara la ruptura de relaciones con la Casa Real, ubicándose en el medio de ambos el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Previo a la ceremonia acontecida en el Nou Estadi, el rey Felipe VI y Torra se dieron la mano, entregándole este último un libro sobre los hechos del 1 de octubre y un informe elaborado por el Sindic de Greuges de Catalunya con respecto a las consecuencia del referéndum y la aplicación del artículo 155.

Además el sitio fue foco de protestas por parte de separatistas en contra de la presencia del jefe de la familia real con frases como “fuera la corona española” y “Cataluña no tiene Rey”, tras sus declaraciones donde calificaba de desleales a los políticos independentistas y no mencionar a los heridos por parte de los organismos de seguridad durante el allanamiento a los centro de votación y durante las manifestaciones posteriores.

Durante las horas previas, Torra señalo la ruptura de relaciones con la monarquía e indicó que el Rey no sería invitado a eventos oficiales y que no asistirán a aquellos a los que sean convocados.

Te puede interesar: LA MANADA: VUELVEN LAS PROTESTAS