Ana Julia se encuentra en los focos de los medios de comunicación por la muerte del pequeño Gabriel Cruz, hijo de su ahora ex pareja Ángel Cruz, lo que la ha llevado a los juzgados y asumir su responsabilidad en el caso.

Pero más allá de lo ocurrido con el pequeño de ocho años, la mujer de nacionalidad dominicana tiene un largo historial de hombres con los que ha permanecido de pareja y siempre con una historia tumultuosa con cada uno de ellos.

En total ha tenido cinco parejas, la última víctima fue Ángel  el cual perdió a su hijo. Su primera pareja fue Miguel Ángel, quien la rescató cuando está ejercía la prostitución en el año 1992 y posteriormente se casaría con ella.

Se divorciarían en 2009, quitándole la casa y la custodia de su hija, con una pensión de 700 euros mensuales, posteriormente intentaría hablar con ella y sería denunciado por acoso, siendo sentenciado a 21 días de trabajos comunitarios y no poder tener comunicación con su ex pareja. Cuando la niña llego a los 18 años de edad, pudo comunicarse nuevamente con su padre y la mujer de nacionalidad extranjera le ofrecería la custodia de su hija y parte de la vivienda.

El segundo fue Francisco Javier, quien tenía problemas con el alcohol y tabaco, utilizando esto para obtener dinero de su parte. Ana Julia se compraría una vivienda en República Dominicana de 45.000 euros, además se aumentaría el busto por 6.000 euros y recibiría 30.000 euros del seguro de vida.

Juan Manuel fue la tercera víctima, relación que llevaba en paralelo con la de Javier y quien también se encontraba en su lecho de muerte. Lograría obtener 17.000 euros y se realizaría una operación estética de 1.300 euros.

Su cuarta pareja fue Sergio al cual le arrebato su bar tras dos años de relación, sin dejarle una compensación económica y además intento incriminarlo de la muerte del pequeño Gabriel, dejando pruebas cerca de la vivienda de él.

Por último, se encuentra Ángel Cruz como la última pareja de Ana julia. Según su declaración la muerte del pequeño sería un accidente al taparle la boca y la nariz al pequeño hasta que se dio cuenta que no respiraba. Tras ello decidió enterrarlo en el área de la piscina en la finca de Rodalquilar, donde posteriormente buscaría el cuerpo y sería detenida por los cuerpos de seguridad.

Te puede interesar: VENEZUELA: CRISIS INFANTIL