Colombia escogió un nuevo presidente el pasado mes de junio, llevándose la victoria con claridad Iván Duque, pero pese a ello las problemáticas sociales y de violencia se mantienen al margen en el país sudamericano.

Otro líder social fue asesinado en territorio colombiano en el presente año, aumentando la cifra de muertes políticos que han muerte en una nueva ola de violencia que azota a la nación durante el presente año.

Fernando Gómez, quien era parte de la Asociación Mixta Indígena y Campesina de Guacarí, el cual fue interceptado por desconocidos quienes le causaron la muerte, la cual ocurrió en Pomares en Valle del Cauca. Las autoridades indicaron que no había denunciado ningún tipo de amenaza en contra de su vida.

A lo largo de 2018, más de 120 líderes sociales y protectores de los derechos humanos fueron asesinados en Colombia, mientras que la suma sigue siendo más alarmante al indicar que de 2016 a la actualidad han fallecido de forma violenta 311 políticos.

En la última semana han sido asesinados cuatro líderes sociales en la nación sudamericana, uniéndose Fernando Gómez a las muertes de Margarita Estupiñan, Ana María Cortes y Luis Barrios, lo que ha llevado a una reunión de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad para tomar medidas al respecto.

La mayoría de los casos presentan dos formas: La primera siendo las víctimas asesinadas dentro de su vivienda o en las cercanías por desconocidos que se aproximan al lugar, mientras que la segunda modalidad es el secuestro, para luego ser hallados sin vida.

Te puede interesar: ESPAÑA: VIOLENCIA DE GÉNERO EN AUMENTO