Fuente Imagen: EFE

La crisis de migración que vive España es crítica, cada vez más son los ciudadanos de orígenes extranjeros que buscan acceder al país, donde esperan conseguir mejores condiciones de vida y poder escapar de la violencia.

La Guardia Civil consiguió rescatar a un total de ocho inmigrantes de origen magrebí en el puerto de Melilla dentro de un camión que transportaba chatarra y se disponía a embarcar, quienes se disponían a poder ingresar a selo español.

Fueron descubiertos durante la revisión habitual que hacen los organismos de seguridad a los contenedores y vehículos previo al embarque, buscando evitar la presencia de personas ajenas e inmigrantes.

Varios sujetos de nacionalidad foránea conocerían los horarios de carga y embarco de los camiones en el puerto, por lo cual en horas de la noche se inmiscuyen en ellos y hacen una serie de refugios dentro de las cargas.

Los cuerpos de seguridad han mostrado su preocupación ante esta situación la cual genera peligro a sus practicantes ante el peso de los materiales transportados, además que los individuos deberán pasar varias horas o días en estos espacios reducidos.

 Varios mecanismos se han comenzado a implementar para evitar esta situación, como son el uso de detectores de latidos de corazón y perros especializados en la búsqueda de personas para poder encontrar a estos individuos.

España ha visto como en los últimos meses se ha dado una gran apertura a la llegada de inmigrantes, siendo la primera situación el permiso por parte del Gobierno al buque Aquarius rechazado en Italia.

Te puede interesar: RUSIA: EL ÁGUILA SE DESPIDE CON SU MEJOR ACTUACIÓN