Ayrton Senna: El rey de las pistas

El brasileño es considera el mejor piloto de la historia del deporte motor

1091
Fotografía: F1 Fanatic

La Fórmula 1 ha visto en sus pistas los mejores pilotos del mundo, quienes han dejado su huella imborrable sobre el asfalto, destacándose entre ellos el brasileño Ayrton Senna, quien brillo desde sus inicios en la máxima categoría.

Considerado por muchos el mejor piloto de la historia, el nacido en Sao Paulo un 21 de marzo de 1960, siempre será recordado por su gran técnica de conducción y agresividad sobre las pistas, así como con sus desempeño inigualable en lluvia.

Su llegada a la Fórmula 1 se dio en el año 1984 con la escudería de Toleman, tras grandes actuaciones en karting y en diferentes categorías del automovilismo. Daría su primera muestra de sus habilidades en el Gran Premio de Mónaco, donde tras partir desde el puesto 13 lograría remontar con la lluvia como protagonista, hasta llegar al segundo lugar solo por detrás de Alain Prost para cuando la dirección de carrera decidió suspender la prueba debido a las condiciones climáticas, llegando a recortar cuatro segundos por vuelta.

Finalizaría de noveno en su primer campeonato, pasando para 1985 a la escudería de Lotus en la que empezaría a cosechar sus primeras victorias, siendo la primera en el Gran Premio de Portugal, donde se haría con la pole y obtendría el triunfo con más de un minuto de diferencia al segundo lugar ocupado por Michael Alboreto.

Esa temporada culminaría cuarto con dos victorias, dos segundos lugares y dos terceros lugares. Senna se mantendría en Lotus hasta 1987, llegando a terminar en el tercer lugar del campeonato de pilotos en 1987 y repitiendo el cuarto lugar en 1986.

Su llegada a McLaren sería el inicio de seis años de hegemonía en la Fórmula 1 y donde comenzaría una de las rivales más intensas, teniendo como protagonistas al brasileño y al francés Alain Prost, dejando en el recuerdo de los aficionados los duelos más intensos y emocionantes en la historia de la máxima categoría motor.

Con la escudería inglesa, Senna levantaría tres títulos mundiales (dos de ellos de forma consecutiva en 1990 y 1991), así como dos subcampeonatos y un cuarto puesto. Conseguiría además sumar 35 victorias y 53 podios, siendo su prueba predilecta el Gran Premio de Mónaco.

Para 1994 se sumaría al equipo Williams, que con sus avances tecnológicos habían sido insuperables durante la campaña 1993, pero tras una serie de sanciones por parte de la FIA estos ajustes serian removidos de sus vehículos.

Las fallas y problemas en los monoplazas fueron una constante durante la temporada, sufriendo el piloto brasileño abandonos en sus dos primeras carreras y llegando al fatal Gran Premio de San Marino en Imola el 1 de mayo de 1994.

En la curva de Tamburello, Senna seguiría de largo y se impactaría a contra el paredón a 218 km/h, el choque causaría el desprendimiento de la rueda y un varilla de suspensión atravesó su casco y visera, ocasionándole fracturas en el cráneo y pérdida de masa encefálica, lo que causaría su muerte.

De esta forma terminaría la carrera y vida de Ayrton Senna, el corredor más admirado y aguerrido que paso por la Fórmula 1, dejando un historial de tres títulos mundiales con 41 victorias, 80 podios y 65 poles en 162 carreras.

Te puede interesar: Michael Schumacher: El Kaiser