Boca-River: Un desastre monumental

142
Fotografía: Conmebol

El Superclásico Argentino levanta emociones en América Latina y en el mundo. Boca Juniors contra River Plate, uno de los duelos más electrizantes a nivel mundial y que genera la atracción de millones de fanáticos.

El mítico estadio Santiago Bernabéu de la ciudad de Madrid, España ha sido seleccionado como la sede para albergar el cotejo de vuelta de la Gran Final de la Copa Conmebol Libertadores, luego de una semana llena de noticias que han colmado la opinión pública.

Siete días han transcurrido desde los disturbios y agresiones ocurridos en el estadio Monumental, así como en sus inmediaciones, los cuales llevaron a la suspensión del encuentro de vuelta y a su traslado a tierras europeas.

Fotografía: Conmebol

Tras ello, Boca Juniors interpuso un recurso en el Comité Disciplinario de la Conmebol exigiendo sanciones en contra de los “Millonarios” y pidiendo la descalificación del mismo, además de serle otorgado el título de campeón del certamen internacional, como se ve reflejado en el artículo 18 del reglamento del ente sudamericano.

El fallo del Tribunal Disciplinario desestimó la petición xeneize e impuso una multa de 400.000 dólares a River Plate, así como la disputa de dos partidos a puertas cerradas en la contienda durante el año 2019.

Los “Azul y Oro” confirmaron su insistencia de seguir tomando acciones legales y llevaran su caso al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), en búsqueda de que “se cumpla el reglamento de Conmebol, conocido por todos los clubes que disputan la Copa Libertadores” afirmó por medio de un comunicado el club de Boca.

Por su parte, River Plate apeló la decisión del Comité Disciplinario para poder llevar a cabo el partido de vuelta en el estadio Monumental, además de buscar la eliminación de las sanciones en su contra.

El 9 de diciembre a las 20:30 horas de España, es la fecha seleccionada por la Conmebol para la disputar el partido de vuelta del Superclásico Argentino, decisión que ha sido cuestionada por aficionados, periodistas, jugadores y entrenadores, sumándose a una larga lista de irregularidades.

La final de la Copa Libertadores 2018 quedará reflejada en la historia del torneo debido a la violencia, las decisiones irregulares y la decepción de millones de fanáticos.

Te puede interesar: Copa Libertadores: El Santiago Bernabéu entra a escena