Concluyó el juicio contra Patrick Nogueira, el asesino de Pioz

99
Fotografía: Agencia EFE

Patrick Nogueira ha conmocionado a España debido a la crueldad y metodología con la cual cometió los asesinatos de sus dos tíos y sus dos primos, crímenes por los que está siendo juzgado en la Audiencia Provincial de Guadalajara.

Ambas partes involucradas en el juicio en contra del ciudadano de origen brasileño han expuestos sus conclusiones, y el día viernes será entregado al jurado popular los instrumentos para llevar a cabo su deliberación e indicar la culpabilidad del acusado en los homicidios.

En su alegato final, el latino pidió perdón por las muertes. “He causado  demasiado daño e hice sufrir a gente a la que le tengo mucho cariño, pero yo también sufro. Ahora no puedo arreglar lo que ha pasado. Quiero cambiar” aseguró.

Durante la última jornada del juicio, fueron mostradas las fotografías de la escena del crimen y de los cuerpos de los familiares del asesino, así como los mensajes enviados a su amigo en Brasil describiendo como los asesinó, los descuartizo y burlándose de las muertes.

Nueve miembros de un jurado popular, compuesto por siete hombres y dos mujeres, definirán la inocencia o culpabilidad de Patrick Nogueira, quien se enfrenta a prisión permanente revisable por los asesinatos ocurridos en la localidad de Pioz.

En la jornada del 17 de agosto de 2016, el acusado se trasladó en autobús hasta la comunidad donde habitaban sus tíos con la intención de acabar con sus vidas. En su mochila disponía de un cuchillo, bolsas de basura y cinta precintar, por lo cual la fiscalía ha descartado cualquier tipo de enfermedad mental ante la premeditación y preparación para el crimen.

El joven de nacionalidad brasileña le propinó un corte en el cuello a su tía, causándole la muerte y posteriormente atacó a los dos menores, para luego desmembrar sus cuerpos y guardarlos en las bolsas de desechos.

Patrick Nogueira limpiaría la escena del crimen y esperaría la llegada de su tío Marcos, a quien atacaría sorpresivamente y le propinaría 14 puñaladas. Durante la investigación de la Guardia Civil en la escena del crimen, fueron hallados rastros de ADN del acusado y las marcas de sus zapatillas. Además el asesino comunicó del crimen a un amigo en Brasil, enviándole varias imágenes, entre ellas un “selfie” junto al cadáver de su tía.

Te puede interesar: Dos hombres juzgados por abusos sexuales a menores