Conmebol Libertadores: Una jornada oscura

187
Fotografía: Conmebol Libertadores

El estadio Monumental y sus alrededores se convirtieron en zonas de guerra previa a la gran final de la Copa Conmebol Libertadores, donde los clubes de Boca Juniors y River Plate decidían al campeón de América.

La violencia y los actos vandálicos empañaron una jornada histórica en Argentina, la cual llevó a la suspensión del partido tras la una reunión realizada entre los presidentes de ambas escuadras, y el máximo mandatario del ente rector sudamericano.

Los primeros actos de violencia se suscitarían en el traslado de la plantilla xeneize rumbo al  Antonio Vespucio Liberti, cuando el bus donde se encontraban los jugadores fue agredido por objetos contundentes dejando un saldo de varios heridos. Entre los lesionados se encuentra el capitán del “Azul y Oro”, Pablo Pérez.

Fotografía: Agencia EFE

Además la respuesta policial empeoró la situación con el uso de gases lacrimógenos para intentar contener los ataques de los hinchas “millonarios”, afectando de igual manera a los futbolistas de Boca.

Robos entres aficionados, hurtos a automóviles, ataques contra hinchas y periodistas, fueron algunas de las situaciones que se vivieron durante la fecha sabatina. 56 personas han sido detenidas por las autoridades, mientras que la Fiscalía ha comenzado un proceso de investigación sobre los disturbios ocasionados.

La Conmebol suspendió la hora de inició en dos ocasiones, postergándola a las 18.00 y a las 19:15 horas, pero finalmente siendo trasladada la disputa hasta el día domingo a las 17.00 horas. “Un equipo no puede jugar y el otro no quiere ganar en estas condiciones” expresó Alejandro Domínguez, presidente del ente sudamericano.

Futbolistas emblemáticos como Carlos Tévez y Dario Benedetto expresaron su malestar ante el máximo organismo de Sudamérica. “Qué le den la Copa a River y listo. Que River haga lo que se le canta y listo. Nos cambiamos tres veces y nos descambiamos otras tres” Afirmó el ex delantero del Manchester United.

 “Mañana no debería jugarse tampoco. La Conmebol se ha portado muy mal con nosotros. Es una vergüenza. Pablo Pérez estaba en el hospital y nos obligaban a jugar” agregó.

Te puede interesar: Adrián Beltre: Encaminado a Cooperstown