Guaros-Trotamundos: Una final marcada por las irregularidades

Los larenses obtuvieron su segundo título en la LPB

155
Fotografía: El Universal

El Baloncesto en Venezuela ya conoce a su nuevo campeón en una final que enfrentó a Guaros de Lara, que consiguió alzarse con un nuevo título en su historia, y a Trotamundos de Carabobo en una final marcada por la violencia e irregularidades a lo largo de la disputa.

La disputa entre el conjunto larense y los carabobeños dejo varios hechos que serán recordados a lo largo de la historia del deporte en el país sudamericano, en una final que se extendería hasta el séptimo juego en el cual se impusieron por 97-86 en el Domo Bolivariano de Barquisimeto.

Los inconvenientes se presentaron durante el tercer duelo de la final, el cual se llevó a cabo en el Forum de Valencia, Carabobo saliendo victorioso el cuadro local por 101-94. Tras el encuentro, se generó un enfrentamiento entre jugadores y aficionados, la cual dejo varias personas heridas y destrozos en las instalaciones.

El hecho se habría generado luego que un objeto impactará a la pareja y al hijo del jugador Gregory Vargas jugador de Guaros, quien respondería a los ataques y sería suspendido tras haber agredido a dos mujeres durante el suceso.

Seis juegos se suspensión de le serian impuesto por la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) al basquetbolista por los hechos, pero posteriormente un Juzgado Superior en lo Civil Contencioso y Administrativo, dictó una sentencia cautelar que permitía su participación en el sexto y séptimo juego.

Trotamundos llego al sexto encuentro con ventaja de 3-2, buscando una victoria que les otorgara el título pero caerían por 91-73, con la presencia de Gregory Vargas en la cancha. Está acción llevaría a los carabobeños a poner el juego bajo protesta ante la Comisión Técnica de la liga.

La decisión tomada le dio el triunfo a Guaros, llevando la contienda a un séptimo encuentro y decisivo en el Domo Bolivariano, y donde los locales no contarían con el base luego que la Comisión reafirmara su sanción.

Los larenses se impondría en el último juego por 97-86, donde el jugador norteamericano Terrell Stoglin, quien tras cometer varias faltas y a falta solo pocos minutos para finalizar el encuentro, tomaría la pelota de uno de sus compañeros y la patearía a las gradas, siendo expulsado del duelo sacándose la camisa y realizando una seña obscena al público asistente.

En una final manchada por las irregularidades, Guaros de Lara se alzó con su segundo título en su historia en la LPB y siendo ambos de forma consecutiva (2017 y 2018), donde también han conseguido dos subcampeonatos.

Te puede interesar: Liverpool debuta con goleada en la nueva temporada