Invasión personal, una fractura para el desarrollo de una relación

Invasión personal como destrucción de parejas

55
Fotografía: Wave Break

La Invasión personal es un virus que ha afectado a muchas parejas en ese desarrollo de una vida normal dentro de una relación, esto debido a que se fracturan las confianzas debido a no colocar límites en lo absoluto.

Falta de comunicación

En gran parte de los numerosos casos de este tipo de invasiones se producen debido a que dentro del desenvolvimiento de la pareja no se colocan los puntos y acuerdos lo más claros posibles, en diversas ocasiones se trata de pasar por alto las normas que aunque no lo crean ayudan a no dificultar la cotidiana convivencia amorosa que puede volverse completamente destructiva sino se cumplen parámetros o no existe la correcta comunicación para afrontar lo que te gusta y lo que no dentro de tus momentos de compartir.

Fotografía: Rawl Pixel

¿No lo debes permitir?

Existen puntos que debes convertirlos en tus reglas del juego del amor y son los siguientes:

-No permitas bajo ningún motivo que la revisión de tu móvil sea algo que se convierta en cotidiano, debes recordar ante toda situación que tu privacidad forma parte de lo que allí guardas por decisión personal, debe ser un espacio de decisiones individuales y eso se puede volver el primer peldaño al fracaso de tu relación.

-Compartir contraseñas de casos tan puntuales como las redes sociales es un error del tamaño del universo ¡NO LO HAGAS! Porque esto tiende a transformarse en una tentación mal habida que da la puerta abierta a malos actos, ataques de celos o acciones de maldad en la situación en donde se presente un problema.

-Una relación no es una cárcel pero debes colocar bien planteadas tus visitas y momentos en la cual puedes solicitar a tu pareja como algo normal, no dejes que las 24 horas sean totalmente invasivas y se rompa el hilo del poder “extrañar” que tanto ayuda a lo romántico.

¡Hablando se entienden los acuerdos!

Te puede interesar leer:Infidelidad sexual, un secreto guardado en la cama