Patrick Nogueira: El asesino latino de Pioz

El joven llegó a España en 2016

129
Fotografía: Agencia EFE

El miércoles 24 de octubre comenzará el juicio en la Audiencia Provincial de Guadalajara contra Patrick Nogueira, mejor conocido como el asesino de Pioz, donde el ciudadano de origen latinoamericano será juzgado por el asesinato de cuatro personas.

Nuevas informaciones han surgido sobre el acusado, quien hizo su llegada a España en el año 2016 luego de varios problemas surgidos en su natal, Brasil. Durante el año 2013, el joven apuñalo a un profesor dentro de un aula, alegando que el docente le insulto diciéndole “maricon”.

Además, el asesino estuvo bajo tratamiento psiquiátrico durante seis meses ante de su marcha a suelo europeo. Se trasladó a territorio español con el objetivo de ser futbolista, albergándose en Torrejon de Ardoz con su tío Marcos Campos, su esposa Janaina Santos, y los dos hijos de la pareja.

Patrick Nogueira no disponía de ningún trabajo y se mantenía con el dinero enviado por sus padres. El 9 de julio de 2016, su familia decidió cortar relaciones con él y mudarse a lo localidad de Pioz en Guadalajara.

En la jornada del 17 de agosto de 2016, el acusado se trasladó en autobús hasta la comunidad donde habitaban sus tíos con la intención de acabar con sus vidas. En su mochila disponía de un cuchillo, bolsas de basura y cinta precintar, además de llevar dos pizzas.

Tras consumir el alimento, el joven de nacionalidad brasileña le propinó un corte en el cuello a su tía, causándole la muerte y posteriormente ataco a los dos menores, para luego desmembrar sus cuerpos y guardarlos en las bolsas de desechos.

Patrick Nogueira limpiaría la escena del crimen y esperaría la llegada de su tío Marcos, a quien atacaría sorpresivamente y le propinaría 14 puñaladas. Durante la investigación de la Guardia Civil en la escena del crimen, fueron hallados rastros de ADN del acusado y las marcas de sus zapatillas. Además el asesino comunicó del crimen a un amigo en Brasil, enviándole varias imágenes, entre ellas un “selfie” junto al cadáver de su tía.

El joven de marcho a tierras brasileña, tras el hallazgo de los cuerpos de las víctimas, buscando evitar ser juzgado por la justicia española, pero tras la presión de sus familiares regreso a Madrid el 19 de octubre de ese año y se entregó voluntariamente a los agentes de la Guardia Civil.

La Fiscalía, junto a las acusaciones particulares de los hermanos y tíos de las víctimas, ha pedido prisión permanente para el responsable del crimen. El asesinato de dos menores es penado con una condena de reclusión perpetua revisable, mientras que por la muerte de los dos adultos se piden 40 años de cárcel.

Te puede interesar: Bad Bunny es el nuevo rey latino de la industria anglo