Vanidad, un espejo de los peligros en el autoestima

Vanidad y un atentado a la estabilidad mental

74
Fotografía: C_Scott

La Vanidad es un espejismo que convierte a muchas mujeres en presas de sus propias inseguridades, del poco valor a sus cualidades y una herida muy profunda hacia su autoestima, y aquí te ayudamos a comprender sus peligros.

Una doble cara

Es habitual que quieras verte hermosa, que recurras a recomendaciones o tips de belleza que te hagan ver lo más atractiva posible, pero el problema comienza cuando te vuelves adicta a lo superficial, te transformas en una persona que depende del aspecto físico y no tomas casi en cuenta tus propios elementos internos, tus valores y mucho menos tus principios, porque es necesario comprender que un rimel, polvo compacto o delineador no puede tapar los males de las personalidad, al contrario, los intensifica mucho más y puede formar un padecimiento totalmente crónico con el paso del tiempo.

Fotografía: C_Scott

Lo plástico se derrite

Si deseas hacerte un retoque estético es muy valido, porque en cierta medida ayuda a reforzar tus valiosos elementos físicos que según tu criterio requieres, pero cuando esto se constituye en una cotidianidad, en la cual cada defecto errado es propenso a una “reparación” en cirugías o tratamientos absurdos que involucra la alimentación o demás, la muerte puede ser hasta un desenlace trágico, porque la obsesión por la apariencia solo convierte lo precioso en un monstruo de diez brazos y catorce patas de problemas y anomalías, así que la solución más ideal es visitar a un especialista que trate ese mal de la conducta.

¡Todo está en u propia mente!

Te puede interesar leer: Mujer Transgénero, rompiendo las normas de lo convencional