El Eclesiástico aclaró que las fallas en el dialogo no son imputables al Vaticano, ni a los facilitadores

Las protestas y los saqueos suscitados en la primera semana del año en Venezuela, fueron motivo para que el presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), Monseñor Diego Padrón, en nombre de la Iglesia Católica de Venezuela, se pronunciara durante la instalación de la CIX Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado.

Monseñor Padrón, expresó la preocupación de la Iglesia Católica respecto a la grave situación del país, el desabastecimiento y los saqueos de la última semana. “Puesto que los pronósticos de los analistas e intérpretes sociales son desalentadores para los días por venir, es tarea de los venezolanos, encontrar la justa y pronta respuesta al hambre en la solidaridad”, puntualizó el clérigo alarmado por la posibilidad de una explosión social.

Hizo un llamado a los sectores políticos a buscar el entendimiento en las conversaciones del proceso de negociación política que está previsto continuar en República Dominicana dentro de pocos días. “Una negociación sin resultados favorables para el pueblo sería un fracaso”, acotó.

Monseñor Aldo Giordano representante del Papa Francisco en el proceso de dialogo entre Gobierno y Oposición

Puntualizó que la mesa de diálogo no arrojó los resultados esperados. “El diálogo se convirtió en una puesta de escena estructurada y su mecanismo no funcionó”. Aclaró que las fallas no son imputables al Vaticano, ni a los facilitadores.

“Gobierno y oposición no acudieron al diálogo en función del país, lo consideraron como una simple estrategia política no para resolver los graves conflictos que afectan a todos por igual, sino para fines particulares”. Padrón solicitó mayor participación de la sociedad civil y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en el planteamiento de soluciones a la crisis. A la Iglesia le preocupa que se produzca una explosión social en Venezuela.

“¡A los cristianos, la caridad de Cristo (…) nos obliga también en conciencia a evitar acciones que contribuyan a aumentar la violencia, dañar la propiedad ajena y responder con odio y con armas las injurias sufridas El perdón y la reconciliación son la base de la solidaridad y la paz”, agregó el eclesiástico.

El nuncio apostólico, monseñor Aldo Giordano, mostró preocupación por la situación del país: “Hoy, sobre el futuro del diálogo hay oscuridad”. Sin embargo, puntualizó que “la historia demuestra que los pueblos recurren al diálogo tarde o temprano. Mejor antes de miles de muertos”.

Te puede interesar – Venezuela: Intentos de saqueo angustian a todo un pueblo