Este jueves, en medio de una rueda de prensa, el teniente coronel jefe accidental de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, José Hernández Mosquera indicó que “no tenemos indicios para pensar que haya terceras personas implicadas. Para nosotros la autoría es de Ana y lo hace siempre sola”.

Asimismo, Hernández apuntó que “el cuerpo ha permanecido todo el tiempo en el mismo sitio”, es decir, enterrado en la finca familiar de Rodalquilar, en el mismo lugar donde Ana Julia Quezada mató al niño el pasado 27 de febrero, el día de su desaparición.

Por su parte, Juan Jesús Reina, comandante jefe de la UCO, aseveró que la Guardia Civil no cree en absoluto la versión de Ana Julia de que fue el niño el que la insultó y la intentó atacar con un hacha en la finca y que ella actuó casi en defensa propia.

Rueda de prensa de la Guardia Civil

También puedes leer: Así fue como Ana Julia Quezada confesó que mató a Gabriel Cruz

De este modo, los responsables de la operación confirmaron que Ana Julia probablemente tiró la camiseta del niño en las cercanías de la depuradora de “Las Negras”, muy lejos de la finca de Rodalquilar, no solo para despistar, sino para intentar implicar a su exnovio, con el que había discutido hace meses y que vive a solo 300 metros de ese lugar.

“Hemos demostrado que Ana Julia ha actuado siempre dentro de una farsa, ante la familia y los medios. Era su forma de intentar desviar la atención hacia ella”, afirmó Reina.