Las Fuerzas de Seguridad en Bolivia se encuentran en operativos especiales durante las últimas jornadas para intentar controlar la acción contrabandista, la cual se suscita en diferentes zonas fronterizas de la nación.

En la localidad de Pisiga, en Oruro miembros del gobierno nacional han implementado un plan para la destrucción de caminos de contrabando. «Tras una reunión con autoridades y población de Pisiga llegamos a un acuerdo importante para que junto a ellos vayamos a destruir los caminos de penetración del contrabando de Chile a Bolivia. Tenemos allí ya maquinaria pesada para destruir todos los caminos» anunció Gonzalo Rodríguez, viceministro de Lucha Contra el Contrabando.

Fotografía: Ministerio de Defensa de Bolivia

Además se construirá un nuevo puesto militar en la zona, uniéndose a los ya establecidos en Charaña, Sepulturas, Lagunas, Macaya e Hito 23, siendo este último inaugurado el próximo 28 de febrero.

El ingreso de mercadería ilegal a Bolivia desde territorio chileno y peruano es una actividad que se ha acrecentado en los últimos tiempos, causando problemas en la producción del país sudamericano. «El contrabando nos mató la industria nacional» destacó Gonzalo Rodríguez.

El pasado 20 de febrero se generó un enfrentamiento entre la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y contrabandistas, el cual dejó un saldo de un fallecido y varias personas heridas. Más de 100 individuos atacaron con dinamitas, piedras y palos a 40 agentes de seguridad, cuando interceptaron tres camiones.

Te puede interesar: Dani Pedrosa: La hormiga atómica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here