Bolivia ha vivido una semana marcada por la violencia y las agresiones de varios menores de edad, casos que causan gran revuelo en el país sudamericano debido a la crueldad de los sucesos y la falta de respuesta de las autoridades.

Los hechos ocurrieron en los departamentos de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Oruro. Seis casos se registraron desde el 20 al 27 de febrero, poniendo alerta a los organismos del estado quienes aplicaran nuevos planes de contingencia para evitar más situaciones en contra de menores.

Uno de los casos más destacados es el de Sofía Nicol, una niña de tres años, quien empezó a llorar tras despertarse abruptamente. La reacción de su abuelo fue abalanzarse sobre ella y propinarle una serie de puñaladas en el abdomen con un cuchillo de cocina, motivado por intentar detener su llanto. “Es un señor con problemas mentales. No se ubica en tiempo y espacio. Cuando lo detuvieron sólo se comunicaba con quejidos, no sabía ni siquiera que lo detenían” dijo el fiscal de la localidad de Oruro.

Por otro lado, tres menores en la población de La Paz fueron agredidos por su madre, presentando moretones en brazos y piernas, así como se descubrieron lesiones anteriores. En otro caso, una pequeña fue golpeada por su padre, causándole heridas de gravedad e ingresando en estado de coma al centro médico.

Los últimos dos hechos en Bolivia  son de un menor al que su progenitora le realizó cortes en los brazos con una tijera en forma de castigo, mientras que una niña fue maniatada como represalia tras tomar 10 bolivianos.

Te puede interesar:Juan Guaidó: Reuniones y pronta vuelta a Venezuela

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here