En España la lucha contra el COVID-19 se ha ralentizado en los últimos días. El alza de los fallecidos por el virus ha obligado al Gobierno a anunciar una nueva medida que permitirá contratar, de forma priorizada, a inmigrantes que posean un perfil sanitario.

Con esta orden, el estado espera incorporar al sistema de salud cientos de personal médico que, por diversas razones, aún no han podido ejercer en el país. Esto con la finalidad de batallar más fuerte contra el coronavirus, donde los sanitarios no se dan abasto.

Esta decisión promete agilizar la autorización de trabajo a aquellos extranjeros, que tengan un estatus legal y cuenten con un estudio superior en medicina, enfermería, farmacéuticos, técnicos de laboratorio e incluso dentistas. Asimismo, la medida incluye la rápida homologación de estos títulos.

No obstante, esta instrucción se encuentra sujeta a cualquier tipo de cambio. Además, las personas que están aptas para acogerse a esta medida son aquellos que hayan superado el MIR, médicos extranjeros residentes en su último año de estudio, solicitantes de asilo que tengan menos de seis meses en el país y a inmigrantes cuya condición aun no les permite trabajar.

La medida del gobierno no arropa a los inmigrantes en situaciones irregulares, ni tampoco a los que se encuentren fuera del país. También, a los que soliciten este permiso se les otorgará casi inmediatamente una autorización de trabajo y residencia valido en toda España.

Es importante destacar, que dicho permiso tendrá una durabilidad de un año. Luego de ese lapso de tiempo, los sanitarios se tienen que arropar nuevamente por la legislación de ese entonces. Pero, se prometen facilidades de empleo a estas personas valientes que se unan a la lucha contra esta pandemia que ha cobrado más de 10.000 muertes.

Te puede interesar: BOE: Certificado   para firmar por empresas que continúen trabajando