«ASTRO» el transgresor nuevo trabajo de Mateo Kingman fusiona lo cósmico y lo terrenal, lo contemporáneo y lo tradicional, lo curativo y lo espiritual… el resultado es lo que él mismo describe como «un viaje por la constelación de la serpiente» y resume en «una cura para los sanos».

La invitación a mirar hacia dentro y explorar todos los aspectos del yo no se queda solamente en las canciones, sino que se traslada también al formato audiovisual. Hace apenas unas horas se publicó en YouTube el videoclip de «Puerta de Sal» en el que el propio artista es el protagonista y trasciende las fronteras que habitamos en esta dimensión.

En palabras de Mateo Kingman:

La sal es lo que nos mantiene cerrados energéticamente, la “puerta de sal” es la que se atraviesa para entrar al gran misterio, a lo que no comprendemos, a lo desconocido.
Esta canción habla de los cambios de piel, o los portales que atravesamos en el tiempo.

Desde la concepción, el nacimiento, las distintas etapas de crecimiento, la muerte… es un guiño a algo que dijo Lhasa de Sela en un concierto: “… cuando nos concebimos, aparecemos en el útero de nuestra madre como una diminuta luz, suspendida en el espacio inmenso. Luego crecemos y este mundo que somos dentro, que pareció tan enorme al principio y tan infinitamente acogedor, se ha hecho muy incómodo. Y nos obligamos a nacer.

Y en el momento del nacimiento pensamos todos: esto es la muerte, esto es el final de mi vida. Y nacemos y es tal sorpresa, porque es sólo un principio…”

En este álbum exploré con los contrastes entre lo rítmico y lo atmosférico. Me gusta el choque y la ruptura que se genera a partir de un cambio brusco y radical dentro de una misma canción. Esta podría ser una canción de trap, pero cuando llega al coro todo se expande, se alargan las melodías, la música se vuelve espacial y tensa y se convierte en música sin género.

En palabras del director Jerónimo Albornoz (JUGO co.)

Para mi, “Puerta de Sal” fue una exploración y un encuentro personal en el que llegué a conjugar perfectamente con Mateo. Es de esos proyectos en los que todo confluye; y en nuestra necesidad de contar algo como artistas llegamos a alturas inimaginables.
Uno de los mayores retos y production values fue filmar el clip en Súper 16.

Revivir el fílmico, luego de varios años de una “obsolencia” generada por la ola digital y volver a las raíces, incluso en la forma de trabajo, es algo que no tiene precio.

“Puerta de Sal” contempla un proceso de transformación, intenso pero contenido, en el que Mateo se enfrentará a sus demonios tras ser abandonado en un mundo post-apocalíptico. Imágenes cargadas de textura y simbolismo, una narrativa y un desarrollo escénico poderoso bailan con los sonidos y letras de una canción clave en el viaje que es “Astro”.

Puedes leer también: Danna Paola y Lasso dan más pistas de su colaboración